Tenemos mucha fe, mucha esperanza y no dejamos 

de soñar y hasta realizamos algunos sueños” 

Pedro Poveda

 

 

Para conocer los inicios del Centro de Educación Castroverde hay que viajar hasta el año 1926. En marzo de aquel año abrió sus puertas en “Villa Juan Bautista”, ubicada en el número 68 del entonces Paseo de la Concepción, actual Paseo Menéndez Pelayo, la Academia Internado Santa Teresa. Pronto se ampliará con el número 70, “Villa Urquiza”.


ayeryhoy1

ayeryhoy2

Desde sus comienzos, la Institución Teresiana ha buscado siempre dar respuesta a las demandas y necesidades de la sociedad santanderina.

 

En el Boletín de la Institución Teresiana del año 1925 se señala: “el radio de acción de la Institución Teresiana se ha extendido con las fundaciones de dos nuevos internados: el de Sevilla y el de Santander, actualmente en período de instalación que se inaugurará, Dios mediante, el próximo octubre”.

 

En aquellos comienzos, varias personas ayudaron a Pedro Poveda Castroverde a hacer realidad la Fundación: el catedrático de filosofía Don Enrique Millán, su hija María, y Doña Luisa Aldasoro, profesora de la Escuela Normal y secretaria de la Marquesa de Valdecilla. También la propia Marquesa de Valdecilla actuó como protectora.

 

Fue reconocido como Centro de Enseñanza Primaria en 1931 por la Inspección Educativa con sede en el Paseo Menéndez Pelayo número 68, y posteriormente se extendería también hacia la calle Tetuán.

 

Ya en 1974 pasó a llamarse Centro de Educación Castroverde, en memoria del fundador de la Institución Teresiana, Don Pedro Poveda Castroverde, que en el año 2003 fue declarado Santo.

 

Fruto de esa raíz e inspiración povedana son las líneas de la Propuesta Educativa que el Centro de Educación Castroverde ofrece hoy a la sociedad de Cantabria:

  • Acoge la riqueza y la diferencia que cada persona lleva consigo y apuesta por una pedagogía inclusiva

  • Potencia una educación abiertaa la vida, desde un enfoque socioeducativo, capaz de incorporar el cambio y la innovación educativa para contribuir a la transformación social

  • Cuida atentamente el seguimiento al alumno, a cada alumno, desde su realidad personal y diferente destacando entre sus tareas más importantes el desarrollo de su Plan de Acción Tutorial.

  • Potencia la vivencia y expresión de la fe, inserta en la vida cotidiana del Centro, impregnando el día a día, desde la convicción de ser un Centro en Pastoral.

  • Hace de la innovación educativa y la formación de su profesorado su compromiso para ofrecer nuevas respuestas, para incorporar nuevos modos, para ser referente en su entorno profesional y social.

  • Entiende que para hacer realidad su propuesta educativa necesita de la implicación de todo los miembros de la Comunidad Educativa, familias, alumnado, profesorado, personal no docente y agentes sociales del contexto cercano. Por ello promueve la participación de toda la comunidad educativa de manera normalizada en la vida ordinaria del centro, consciente de que esa es su mayor riqueza.

  • Desarrolla una serie de programas abiertos a otras realidades y en red con otros colectivos educativos entre las que destacamos: Utilización didáctica de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, el Plan Lector, la participación en la red de Escuelas Unesco, el Proyecto Célula Europa, entre otras acciones.

 

El Centro de Educación Castroverde forma parte de la Red de 19 Centros educativos que la Institución Teresiana tiene en España, que, coordinada por el Secretariado Poveda de Centros, coordina, potencia y respalda los planteamientos, inquietudes, formación, proyectos y compromisos de futuro de los Centros IT.

 

Como fieles seguidores de Poveda, hemos soñado y hasta hemos realizado algunos sueños, de modo que en los últimos años, el Centro Castroverde ha ido introduciendo novedades en su gestión, organización y oferta educativa:

Al iniciarse el curso 2006-2007, y como fruto de la reflexión llevada a cabo por la propia Institución Teresiana, se pone en marcha un nuevo modelo de organización y de dirección en el Centro, basado en un liderazgo compartido y en el trabajo en equipo y en red . A partir de este momento es una constante la preocupación por la preocupación porla formación de colaboradores e incorporación de profesorado a puestos de máxima responsabilidad dentro del Centro.

 

Desde el curso 2007-2008 desarrolla un proceso de implantación del bilingüismo (castellano e inglés) avalado por la Consejería de Educación de Cantabria. En el curso 2013-2014 es reconocido oficialmente como centro bilingüe.

 

En 2005 obtiene la Certificación del Sistema de Gestión de Calidad de acuerdo a los requisitos exigidos por la norma ISO 9001:2000 y en enero de 2011 consigue la “Q” de excelencia según el modelo EFQM, que en marzo de 2013 es revalidada de nuevo.

 

Ante la demanda de las familias, en el año 2012 la Institución Teresiana decideampliar su oferta con una tercera línea en el segundo ciclo de Educación Infantil. Y también se incorpora por primera vez el alumnado de 2 años, con lo que el Centro completa toda la trayectoria educativa desde los 2 años hasta finalizar el Bachillerato.

 

En Mayo de 2012, y a petición de la Junta de la Asociación de Madres y Padres, el Excelentísimo Ayuntamiento de Santander, inaugura la Plaza de San Pedro Poveda, lo que supone una presencia social del Castroverde más allá del Colegio, como símbolo de su compromiso con la ciudad de Santander. A partir de ese momento, la Plaza se convierte en un lugar vivo donde el Colegio comparte con “el barrio” sus celebraciones y fechas más significativas.

 

No cabe duda de que siguen teniendo vigencia las razones por las que Pedro Poveda pensó en una institución en diálogo con cada realidad social y en cada presente: hacer verdad el diálogo fe ciencia, comprometiéndose con el estudio y la reflexión, hacer de la educación el instrumento necesario para la construcción de la persona procurando que cada uno dé de sí todo lo bueno que puede dar, estar presentes e incidir en las estructuras públicas a favor de un mundo justo y solidario, donde los más pequeños deben ser los primeros, valorar la riqueza presente en cada realidad, en cada cultura y en cada persona.

 

El Centro Educativo Castroverde, fiel a las raíces de su árbol centenario, se abre hoy, con una ilusión renovada, a las nuevas demandas de nuestra sociedad de Cantabria.

 

Todos hemos de cooperar… 

cada cual tiene su sitio, su deber, 

su responsabilidad”

Pedro Poveda